artroscopia-rodilla

¿Qué es la artroscopia de rodilla?

La artroscopia de rodilla es un procedimiento en el que el cirujano investiga y corrige los problemas con una pequeña herramienta llamada artroscopio. Es un método quirúrgico menos invasivo que se utiliza para diagnosticar y tratar problemas en las articulaciones.

El artroscopio lleva incorporada una cámara que permite a los médicos inspeccionar la articulación en busca de daños. El procedimiento requiere cortes muy pequeños en la piel, lo que da a la artroscopia algunas ventajas sobre las cirugías más invasivas.

La artroscopia de rodilla ha ganado en popularidad porque suele requerir un tiempo de recuperación más corto. El procedimiento suele durar menos de una hora y las complicaciones graves son poco frecuentes.

En este artículo, aprenda más sobre lo que puede esperar de la artroscopia de rodilla.

Usos y beneficios

La artroscopia de rodilla es menos invasiva que las formas de cirugía abierta. Un cirujano puede diagnosticar los problemas y operar utilizando una herramienta muy pequeña, un artroscopio, que pasa a través de una incisión en la piel.

La cirugía de artroscopia de rodilla puede ser útil para diagnosticar una serie de problemas, entre ellos

  • dolor y rigidez persistentes en la articulación
  • cartílago dañado
  • fragmentos flotantes de hueso o cartílago
  • una acumulación de líquido, que debe ser drenado
  • En la mayoría de estos casos, la artroscopia es todo lo que se necesita.

La gente puede elegirla en lugar de otros procedimientos quirúrgicos porque la artroscopia suele implicar

  • un menor daño a los tejidos
  • un tiempo de curación más rápido
  • menos puntos de sutura
  • menos dolor después de la intervención
  • un menor riesgo de infección, ya que se realizan incisiones más pequeñas

Sin embargo, la artroscopia puede no ser para todo el mundo. Hay pocas pruebas de que las personas con enfermedades degenerativas o artrosis puedan beneficiarse de la artroscopia de rodilla.

Cómo prepararse

Muchos médicos recomiendan un plan de preparación a medida, que puede incluir ejercicios suaves.

Es importante que la persona que toma cualquier medicamento con receta o de venta libre lo comente con el médico. Es posible que la persona tenga que dejar de tomar algunos medicamentos antes de la intervención. Esto puede incluir medicamentos comunes de venta libre, como el ibuprofeno.

Es posible que una persona tenga que dejar de comer hasta 12 horas antes del procedimiento, especialmente si se le aplicará anestesia general. El médico debe proporcionar mucha información sobre lo que la persona puede comer o beber.

Algunos médicos recetan medicamentos para el dolor por adelantado. La persona debe rellenar esta prescripción antes de la operación, de modo que esté preparada para la recuperación.

Procedimiento

artroscopia-rodilla-lima

El tipo de anestesia que se utilice para adormecer el dolor dependerá del alcance de la artroscopia.

El médico puede inyectar un anestésico local para adormecer sólo la rodilla afectada. Si ambas rodillas están afectadas, el médico puede utilizar un anestésico regional para adormecer a la persona de cintura para abajo.

En algunos casos, los médicos utilizan anestesia general. En este caso, la persona estará completamente dormida durante el procedimiento.

Si la persona está despierta, se le permite ver el procedimiento en un monitor. Esto es totalmente opcional, y algunas personas pueden no sentirse cómodas viendo esto.

La intervención comienza con unos pequeños cortes en la rodilla. Los cirujanos utilizan una bomba para introducir una solución salina en la zona. Esto expandirá la rodilla, facilitando que los médicos puedan ver su trabajo.

Una vez expandida la rodilla, los cirujanos introducen el artroscopio. La cámara adjunta permite a los cirujanos explorar la zona e identificar cualquier problema. Pueden confirmar diagnósticos anteriores y tomar fotografías.

Si el problema puede solucionarse con la artroscopia, los cirujanos introducirán pequeñas herramientas a través del artroscopio y las utilizarán para corregir el problema.

Una vez solucionado el problema, los cirujanos retiran las herramientas, utilizan la bomba para drenar el suero de la rodilla y suturan las incisiones.

En muchos casos, la intervención dura menos de una hora.

Riesgos

Como cualquier intervención quirúrgica, la artroscopia de rodilla plantea algunos riesgos, aunque las complicaciones graves son poco frecuentes.

Existe un mayor riesgo de infección y de sangrado excesivo durante y después de la intervención.

El uso de anestesia también conlleva riesgos. En algunas personas puede provocar reacciones alérgicas o dificultades respiratorias.

Algunos riesgos son específicos de la artroscopia de rodilla. Entre ellos se encuentran

  • rigidez crónica de la rodilla
  • daños accidentales en los tejidos y los nervios
  • infección en el interior de la rodilla
  • hemorragias en las articulaciones
  • coágulos de sangre

Estos riesgos son poco comunes, y la mayoría de las personas se recuperan sin incidentes.

Recuperación de una artroscopia de rodilla

artroscopia-rodilla-lima-peru

La recuperación de la artroscopia suele ser más rápida que la de la cirugía abierta, prótesis de rodilla.

La mayoría de las personas salen del hospital el día de la operación con instrucciones específicas sobre cómo afrontar la recuperación.

Los consejos generales para la recuperación pueden incluir

  • aplicar compresas de hielo en el vendaje y la zona circundante para reducir la hinchazón y el dolor
  • mantener la pierna elevada durante varios días después de la operación
  • descansar bien y con frecuencia
  • cambiar el vendaje con regularidad
  • utilizar muletas y seguir las recomendaciones del médico sobre la aplicación de peso a la rodilla

Los médicos suelen dar instrucciones específicas antes de que la persona abandone el hospital. También pueden recetar analgésicos o recomendar medicamentos de venta libre para controlar el dolor.

En algunos casos, los médicos pueden recomendar la toma de aspirina para reducir el riesgo de coágulos de sangre.

El tiempo de recuperación puede variar. Una persona puede volver a realizar actividades ligeras en 1-3 semanas y retomar la mayoría de las demás actividades físicas en 6-8 semanas.

Ejercicios de recuperación

Antes y después de la cirugía de artroscopia de rodilla, los ejercicios pueden ayudar. Trabajar con un fisioterapeuta para fortalecer los músculos que rodean la rodilla puede ayudar a que ésta se recupere por completo.

Los médicos también pueden enseñar a la persona algunos estiramientos y ejercicios sencillos para hacer en casa.

Los ejercicios son una parte crucial del tratamiento. Son necesarios para devolver a la rodilla toda su fuerza y amplitud de movimiento.

La elección de los ejercicios dependerá del alcance del problema y del estado general de la persona. Es esencial hablar con un médico o fisioterapeuta antes de intentar hacer ejercicios en casa.

Perspectiva

El pronóstico tras una artroscopia de rodilla varía de una persona a otra. La gravedad y el tipo de problema de la rodilla pueden influir en el resultado de la cirugía.

El compromiso y la capacidad de una persona para apoyar su recuperación también pueden influir en el resultado.

Muchos recuperan el uso completo de sus rodillas después de la artroscopia si siguen los planes de recuperación de sus médicos, que incluyen la realización de ejercicios y la práctica del autocuidado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *